Autor Mensaje

<  Días y Noches LVII  ~  [Hotel Malecon] Un antes y un después (Cerrado)

NotaPublicado: Jue Jul 20, 2017 1:54 pm
Avatar de UsuarioMensajes: 912Registrado: Mar Jul 19, 2016 10:24 am
[quote="Beatriz"]Hotel del Malecon - South Beach
Caern of the Gaia’s Steel Heart.


El teatro del Malecon es un Hotel construido en la década de los 50 manejando los principios de lo que se llamaría la arquitectura Decco ideado como un gemelo del hotel Flamengo de cuba (Despues conocido como Hotel Nacional)

Las habitaciones decoradas con el estilo del caribe post colonial muebles de mimbre pero de lujo combinadas con los detalles del arte decco.

El hotel fue comprado y acondicionado por Shirley Gomez. Una accionista capitalista de origen latino y escocés. Manteniéndose como un hotel de lujo permitió el acceso a un área pequeña del hotel para la instalación de un centro comunitario para apoyar a las familias latinas del Malecón y el huso de uno de los maravillosos salones de fiesta para la apertura de la discoteca que lleva el mismo nombre que el hotel.

Imagen

Imagen

Imagen

Puntual como casi siempre solía ser, el vehículo de la ratona apareció por los aparcamientos del Hotel a las 16:45. Los quince minutos que tenía de sobra le daban para aparcar y dirigirse a la entrada del lugar con calma.

Esa calma en el paso sin embargo nada tenía que ver con su estado interior. Todo en su mundo era ahora mismo una montaña rusa sin barandillas de seguridad donde las emociones y las posibilidades iban y venían a toda velocidad, arrastrándola por los raíles de tal forma que apenas se había convertido en una espectadora de su propia vida.

Una vida que, aquella misma noche, cambiaría para siempre. De una forma u otra.

Además la inminencia de la llegada de la pelirroja la ponía aún más nerviosa. Conforme se acercaba la hora se había dado cuenta de que en el tiempo que había estado fuera en NY la había extrañado bastante más de lo que se había permitido pararse a pensar. Y eso aún continuaba molestándola en gran medida. Gina se había convertido en una fuente de debilidad natural para ella... y eso no le gustaba. Ahora tenía un punto débil más que en algún momento alguien o algo podría explotar...
... y sin embargo allí estaba, deseando encontrarse de nuevo con ella en las horas que podrían ser el ocaso de su vida. Y había decidido invertirlas en esto, en este momento. Y de eso sí que no se arrepentía.

No se arrepentía lo más mínimo.

Se detuvo en la entrada del hotel, pues no habían fijado un sitio en particular, y esperó allí pacientemente. En su mano llevaba una bolsa de papel con asas, de color negro y sin ningún logo. Vestía con sus ropas y peinados callejeros habituales que le ganaban malas miradas de algunas de las personas que pasaban por su lado. Conocía de sobra aquellos gestos mal sobrados, prepotentes... Apuntándola con la nariz parecían decirle "¿qué haces aquí, vagabunda? Este no es sitio para ratas callejeras como tú".

Pero a ella le daba igual. Era una rata. Y era callejera. Aquel era su sitio. Y tenía energías de sobra para enterrar en aquellos ojos pardos e hirvientes cualquier intento de menospreciarla. Estaba allí por una razón, solo una.
Todo lo demás le daba igual.

@Eirenhide



_________________
"Adversus et admorsus"

Carisma 1 (fría y borde)
Apariencia 3 (rasgos bonitos, pero con marcas y cicatrices)
Sigilosa. Fría lógica. Marca del depredador.

Oculto:
Aparenta unos 19 - 20 años, 1'78 m., constitución delgada. Ojos pardos ardientes de rabia hacia el mundo mantenida a ralla con esfuerzo. Por lo general viste ropa práctica, pantalones cómodos, botas militares y chaqueta de cuero de buena piel pero desgastada por el uso. Lleva con frecuencia pequeñas trenzas, peinados asimétricos y similares. Tiene algunas cicatrices y marcas en la mejilla izquierda, barbilla y labio.

Sin "pinturas de guerra":

Cuando va a la Universidad.
Imagen

El resto del día y de la noche.
Imagen
Desconectado Perfil
NotaPublicado: Lun Jul 24, 2017 12:52 pm
Avatar de UsuarioMensajes: 852Registrado: Mié May 18, 2011 3:00 pm
El cabello de fuego de la pelirroja fue lo primero que Octavia vio aparecer doblando una esquina. Iba vestida con aquel aire desenfadado y sexy que siempre parecía llevar, muy posiblemente sin buscarlo de un modo específico.

Para aquel día tan importante en el calendario ratonil se había puesto unos botines negros por el tobillo, cuyo poco tacón era ancho. Llevaba unos vaqueros negros con rotura- de fábrica- en las rodillas, una camiseta de color morado y una cazadora vaquera oscura. Si no superaba la prueba de aquella noche, ese sería el último conjunto con el que la vería, aunque la ratona sabía que ella miraba mucho más allá.

Sonrió al ver a su amiga y, aunque la ropa era oscura, por un momento toda ella pareció iluminarse y hacer que nada más en la calle importara.- Por un momento había temido que no vinieses.- Le dijo en cuanto estuvo a altura de que la oyera.- Feliz cumpleaños.- Dijo con tono genuinamente alegre, inclinándose para darle un beso en la mejilla si ella se lo permitía.- ¿Preparada para ir a por esa tarta?



_________________
Hermana del Líder del Túmulo. Parentela Cliath.

Carisma 4 (Convincente)
Manipulación 4 (Razonable)
Apariencia 5
Desconectado Perfil
NotaPublicado: Lun Jul 24, 2017 2:17 pm
Avatar de UsuarioMensajes: 912Registrado: Mar Jul 19, 2016 10:24 am
Como conjurada apareció la hoguera que había convocado para abrasarse en ella, quizá, una última vez antes del final de todo. Ladeó levemente la cabeza metiendo las manos en los bolsillos de la cazadora de cuero mientras la observaba llegar hasta ella. Trató de atrapar cada detalle todo lo mejor que pudo, aunque el fuego de su largo cabello se quedó con la mayor parte de su memoria.

Cuando finalmente se detuvo y la saludó lentamente se dibujó en su rostro una sonrisa. Pero no era una de sus sonrisas cínicas habituales, de esas que parecían no terminar de creerse lo que el mundo le mostraba. Era una diferente, leve pero sincera, feliz. Todo lo feliz que alguien como ella podía permitirse ser al menos.

Dejó que aquel beso llegara a su mejilla, sintiendo la calidez de aquel genuino gesto de cariño. No había recibido muchos en su vida... y tardaría en acostumbrarse, si es que lo hacía alguna vez. Cuando el aroma de su pelo la inundó por la proximidad sintió un fuerte deseo de abrazarla, como cuando aquella canción lenta... Pero no lo hizo. Se limitó a sonreír mientras sentía cómo las mejillas se le encendían y apartó la vista un instante algo azorada aunque aún sonriente.

- Gracias, Roja... Te mentiría si te dijera que no pensé en no venir... pero luego me acordé de que tenía algo que darte.

Dice mientras le tiende la bolsa de papel que llevaba en la mano.

- Esto es para ti. Me he tenido que lavar las manos tres veces con lejía después de tocarlo pero bueno... - Dice con aquel genuino tono lastimero rátido de "espero que seas consciente de que esto es un auténtico y terrible sacrificio que hago por ti". - En mi viaje a NY pasé por delante del MetLife y me acordé de ti. Al fin y al cabo los neoyorquinos lo somos para siempre, ¿eh?

En el interior de la bolsa, envuelta en un papel celofán rojo, había una gorra de los Giants.

Imagen

Se quedó esperando su reacción, tratando de analizarla con esa capacidad analítica que tenía y muy atenta, descubriendo que su reacción le importaba demasiado. ¿Le gustaría? Solo era un regalo tonto...



_________________
"Adversus et admorsus"

Carisma 1 (fría y borde)
Apariencia 3 (rasgos bonitos, pero con marcas y cicatrices)
Sigilosa. Fría lógica. Marca del depredador.

Oculto:
Aparenta unos 19 - 20 años, 1'78 m., constitución delgada. Ojos pardos ardientes de rabia hacia el mundo mantenida a ralla con esfuerzo. Por lo general viste ropa práctica, pantalones cómodos, botas militares y chaqueta de cuero de buena piel pero desgastada por el uso. Lleva con frecuencia pequeñas trenzas, peinados asimétricos y similares. Tiene algunas cicatrices y marcas en la mejilla izquierda, barbilla y labio.

Sin "pinturas de guerra":

Cuando va a la Universidad.
Imagen

El resto del día y de la noche.
Imagen
Desconectado Perfil
NotaPublicado: Mar Ago 01, 2017 2:21 pm
Avatar de UsuarioMensajes: 852Registrado: Mié May 18, 2011 3:00 pm
La curiosidad le pudo y, aunque se habían encaminado hacia las mesas del interior de la cafetería del hotel, sacó el regalo mucho antes de llegar. Tenía ese gesto de niña en la mañana de Navidad, entre ansioso y curioso, con una pizca de expectación por saber si Santa habría acertado justo con lo que quería.

Una carcajada fue lo primero que habló. Miró a su amiga con un gesto de complicidad y se colocó la gorra sin decir nada.- ¿Cómo me veo con ella?- Sonreía, y tanto que sí. El gesto era abierto, feliz como el de Octavia pero sin ese rastro de duda en él que solía acompañar al de la roedora.

- Muchas gracias por acordarte de mi, con el poco tiempo que te debió quedar es todo un detalle.- Por algún motivo no se acababa de creer que hubiese pasado por el MetLife de casualidad mientras arreglaba sus asuntos universitarios.- Yo también te tengo un regalo, aunque viene con… Digamos que un poco de complejidad. Te cuento más ahora, pero vamos, primero hay que llenar la panza.- Dijo sonriente quitándose la gorra, guardándola en la bolsa y tomando a la ratona por el brazo con confianza, sabiendo que poder tocarla con aquel gesto era más de lo que nunca tendría la mayoría.



_________________
Hermana del Líder del Túmulo. Parentela Cliath.

Carisma 4 (Convincente)
Manipulación 4 (Razonable)
Apariencia 5
Desconectado Perfil
NotaPublicado: Mar Ago 01, 2017 10:25 pm
Avatar de UsuarioMensajes: 912Registrado: Mar Jul 19, 2016 10:24 am
La inminente rata, que estaba completamente atenta a las reacciones de la pelirroja, experimentó una mezcla de alivio y alegría al sentir que el regalo le gustaba a su amiga. En aquellos campos Octavia era como una cría de 15 años, llena de miedos, altibajos pasionales e inseguridades. Aunque ella misma era incapaz de verlo, por razones obvias.

Sonrió más ampliamente viéndola ponerse la gorra.

- Pues te ves estupenda... como con todo... - Respondió poniendo algo los ojos en blanco, como para remarcar lo obvio con gesto de resignación a que Gina había nacido para brillar en el firmamento y no había nada que pudiera evitar eso. Hasta recién caída en un charco de barro se vería bien. No como ella, que a su lado parecía desaparecer de la existencia. O al menos así lo sentía.

Luego sus ojos se abrieron levemente, reflejo de prestar gran atención y cierta sorpresa, al escuchar lo del regalo.

- ¿Además de la comida y la tarta? - Que por supuesto "gentilmente" dejaría pagar a su amiga. - ¿Un regalo complejo?... Umm... - Arrugó un poco la nariz, aunque no podía evitar aquella sonrisa que solo ella sabía arrancarle de la cara. - Me da hasta miedo preguntar. Pero como dices, lo primero es lo primero. No se puede pensar con la barriga vacía.

Y a ella se le vaciaba cada tres cuartos de hora, a juzgar por la forma en que comía cuando tenía ocasión. Recibió el brazo de la pelirroja con agrado. Ciertamente eran muy pocos la que podían tocarla más de una vez y conservar todos los dedos... Pero Gina ya la había tocado... ¿seis veces? ¿siete? Con horror se dio cuenta de que era incapaz de seguir la cuenta, y por alguna razón eso la aturdía. Sintió una nueva oleada de rubor subírsele al rostro mientras paseaba junto a la Glasswalker. Pero eso estuvo muy muy lejos de incomodarla.

Juntas entraron al hotel. Estaba deseando averiguar qué le tenía preparado su amiga.



_________________
"Adversus et admorsus"

Carisma 1 (fría y borde)
Apariencia 3 (rasgos bonitos, pero con marcas y cicatrices)
Sigilosa. Fría lógica. Marca del depredador.

Oculto:
Aparenta unos 19 - 20 años, 1'78 m., constitución delgada. Ojos pardos ardientes de rabia hacia el mundo mantenida a ralla con esfuerzo. Por lo general viste ropa práctica, pantalones cómodos, botas militares y chaqueta de cuero de buena piel pero desgastada por el uso. Lleva con frecuencia pequeñas trenzas, peinados asimétricos y similares. Tiene algunas cicatrices y marcas en la mejilla izquierda, barbilla y labio.

Sin "pinturas de guerra":

Cuando va a la Universidad.
Imagen

El resto del día y de la noche.
Imagen
Desconectado Perfil
NotaPublicado: Lun Ago 07, 2017 12:53 pm
Avatar de UsuarioMensajes: 852Registrado: Mié May 18, 2011 3:00 pm
Con la bolsa en la mano miró a su amiga y arrugó la nariz en un gesto de burla.- Eso no es verdad, los sombreros, por ejemplo, no me quedan bien. No me gusta nada como me veo con ellos y me he puesto muchos en el Coyote, sobre todo de los de cowboy.- Posiblemente fuese sólo su percepción, que no se sentía cómoda con ellos, porque Octavia dudaba que le quedasen tan mal como ella decía.

- Lo dices como si yo pudiera asustarte. A ti, toda a una ratona crecida en las calles de Nueva York.- Fue ella quien puso los ojos en blanco ahora, como imitando a Octavia pero con el mejor humor del mundo. Aquello, que la habría enfadado en otros casos, viniendo de una persona diferente, tenía algo de gracioso, incluso tierno en Gina.- Creo que es algo que te gustará.- Le guiñó uno de sus ojos oliva, aunque no dio más pistas.

Y así entraron al hotel. Del brazo, con el sueño de adolescencia haciéndose realidad. Solamente que Giselle, en lugar de querer ir con el quarterback del equipo, prefería la compañía de la popular jefa de animadoras.

Dentro de la cafetería, que estaba en la planta baja, había menos gente que a las horas punta de comidas, aunque seguía contado con presencia de turistas alojados.- Aquella mesa, junto a la ventana.- Daba a los jardines que había a un lado del hotel y tenía unas vistas realmente agradables para comer.- He hablado con la cocina, aunque normalmente cuando se pide tarta la gente se refiere a una porción, a nosotras nos traerán una entera.- Sonrió con la satisfacción de saber que su amiga no le diría que no.- Lo que sobre lo puedes llevar a casa… Si es que sobra.- Rió suavemente, soltando a la ratona sólo cuando llegaron a la mesa y ella se sentó frente a Giselle y su insegura felicidad de quinceañera.

El camarero llegó con la carta, o mejor dicho, las cartas. Una de meriendas, que es lo que servían ya a esa hora, y otra de postres. Muchos de los platos de la merienda eran ya dulces, pero los había también salados como algunos crepes o ensaladas.



_________________
Hermana del Líder del Túmulo. Parentela Cliath.

Carisma 4 (Convincente)
Manipulación 4 (Razonable)
Apariencia 5
Desconectado Perfil
NotaPublicado: Lun Ago 07, 2017 8:44 pm
Avatar de UsuarioMensajes: 912Registrado: Mar Jul 19, 2016 10:24 am
- Supongo que eso debe ser horrible cuando viajas a Dallas...

Comenta ella con su humor irónico habitual al comentario de los sombreros. Era una forma graciosa y amistosa de decir que no le compraba aquello de que estuviera mal con un sombrero de cowboy, acompañado de una de sus finas sonrisas ladeadas. Aunque cuando se las dedicaba a la deidad del fuego siempre lo hacía con más humor auténtico.

- Te sorprendería las cosas que pueden llegar a asustarme... - Comenta aún con aquel buen humor, aunque en realidad no sabía muy bien por qué había dicho aquello. Se acercaba peligrosamente a la auténtica verdad, lo cual podría ser un patinazo. Al mismo tiempo, también le hacía reflexionar unos segundos sobre las cosas que temía en la vida, no solo a Gina en particular sino a todo lo que la asustaba. Y eso era algo sobre lo que no le gustaba pensar, porque representaba aceptarlo dentro de si misma.

Sin duda cualquier otro que la hubiera imitado habría logrado irritarla rápidamente. Pero a estas alturas aquel era otro de los muchos privilegios con los que la hermana del jefazo contaba a estas alturas. Le surgía estar a gusto con ella de una manera tan natural y tan poco premeditada que, sencillamente, había dejado de plantearse el por qué.

Y quizá aquella era REALMENTE la clave de la normalización de la ratona. Empezar a asumir conductas normales. Aunque solo fuera de unos pocos privilegiados. Una más privilegiada que todos los demás, claro. Aunque el guiño sí la hizo apartar un poco la vista con aquel gesto ruborizado, sonriendo tontamente y convencida de que sí, que le iba a gustar fuera lo que fuera. Creería a Gina aunque le dijera que de repente el Wyrm era el mejor amigo de los bosques.

Haría tan solo unos meses Giselle se habría descojonado de risa en la misma cara de cualquiera que le hubiera dicho que sentiría aquel cosquilleo en el estómago al entrar en un restaurante de la mano de otra chica. Y no solo porque fuera otra chica, que ya se le habría antojado raro, sino por todo lo demás incluido. ¿De la mano? ¿En plan picnic de la hermandad de zorras populares? Sí... claro...
... y sin embargo, así era. Solo había tenido un intento de algo parecido a un novio una vez. No acabó muy bien, claro, porque en cuanto la situación se subía un poco de tono le entraba un terror hondo y asfixiante. Al principio él dijo que lo entendía... pero su comprensión duró solo cuatro meses, hasta que pudo meterse en las bragas de otra...

Aunque ¿quién podría culparlo? ¿Quién querría estar con una niña trauma y frígida? Aunque se podía ir a la mierda igualmente. A la mierda él y a la mierda todos. Ella no necesitaba aquello de nadie... No lo había necesitado nunca.

Hasta ahora.

Se sentó observando agradada las buenas vistas de la mesa, sonriendo sin decir ni una palabra durante varios minutos. Simplemente se limitó a sentirse cómoda junto a Gina. A gusto con su mera compañía. De vez en cuando cruzaba la mirada con la de ella, aún en silencio. Pero no se le hacía incómodo ni forzado. La pelirroja tenía la cualidad de hacer de cualquier instante algo natural y tremendamente agradable. Solo al rato sonrió de lo que habían dicho hacía unos minutos, mientras cogía la carta de postres observándola con ojos brillantes de glotonería. Pidió un par de crepes salados, principalmente de queso y encurtidos, reservando el azucar para la tarta.

- Sobrar tarta... - Rompió el silencio sonriendo cuando el camarero se hubo ido con el pedido anotado. - Bueno, si es en plan tarta de boda, de tres pisos, es posible que así sea... Quizá debería guardarle un trozo a Rafael para esta noche. Ya sabes cómo se pone cuando se entera de que no se le ha dejado participar de estas cosas...

Comentó con tono desconectado, sonriendo de lado.



_________________
"Adversus et admorsus"

Carisma 1 (fría y borde)
Apariencia 3 (rasgos bonitos, pero con marcas y cicatrices)
Sigilosa. Fría lógica. Marca del depredador.

Oculto:
Aparenta unos 19 - 20 años, 1'78 m., constitución delgada. Ojos pardos ardientes de rabia hacia el mundo mantenida a ralla con esfuerzo. Por lo general viste ropa práctica, pantalones cómodos, botas militares y chaqueta de cuero de buena piel pero desgastada por el uso. Lleva con frecuencia pequeñas trenzas, peinados asimétricos y similares. Tiene algunas cicatrices y marcas en la mejilla izquierda, barbilla y labio.

Sin "pinturas de guerra":

Cuando va a la Universidad.
Imagen

El resto del día y de la noche.
Imagen
Desconectado Perfil
NotaPublicado: Mar Ago 15, 2017 3:08 pm
Avatar de UsuarioMensajes: 852Registrado: Mié May 18, 2011 3:00 pm
Hizo un mohín más fingido que cierto cuando le dijo lo de Dallas.- Estaría sufriendo todo el viaje, menos mal que por el puesto de mi manada no puedo salir del boun.- Se llevó la mano libre al pecho, suspirando hondamente.- En cualquier caso, Dallas es una de las ciudades con más seguridad del país, les dio la paranoia galopante después de lo de JFK, es una ala ciudad para ser una chica mala.- Y no es que Gina fuese una macarra, ni el prototipo de animadora abusona de instituto, pero tenía su vena salvaje, quizá por herencia lobuna. Esa que Octavia había visto brillar en sus ojos verdes.

¿Se podía ser normal junto a ella? Su amiga- y algo más para Giselle- rompía todos los moldes de la belleza, llamaba la atención allí a donde iba, lo cual estaba lejos de la mera "normalidad". También era una Pariente de los lobos, algo que de cuando en cuando su yo ratuno le reprochaba, justo antes de suspirar hondamente y sonreír. Gina no era normal, Octavia sería aún más extraña si Mamá Rata la apoyaba aquella noche y, sin embargo, allí y ahora parecían dos personas que se conocieran de toda la vida, riendo, caminando, unidas por el brazo con toda la naturalidad del mundo.

Algo muy común y, al mismo tiempo, totalmente nuevo para Octavia. Tenía colegas, incluso gente le que importaba algo por una razón u otra. Pero aquello era nuevo. Nuevo y mucho más agradable de lo que nunca hubiera imaginado. Se sentía bien así, con ese gesto que tantas veces despreciase en otros, viendo falsedad en el mismo o en las personas que lo hacían. Seguía dudando de los demás, salvo de la familia, porque eso iba con los genes de rata y el crecer donde ella lo había hecho. Lo que había descubierto, para su sorpresa, era que había con quién podía quitarse la coraza protectora y no sufrir ninguna herida. Aquello aceleraba su corazón y, a la vez, se sentía bien.

Gina se apuntó a los crepes, eligiendo unos con queso de cabra albahaca y nueces. Se notaba que era la cafetería de un hotel de cinco estrellas, porque en las calles donde había crecido la ratona pocos sabían los que era la albahaca. Aunque ella sí la había probado, en lugares a los que había ido con su jefe y mentor.

Eligió un refresco para acompañarlo todo, mirando a su vez la carta de postres, pero sabiendo que aquello no le tocaba a ella escogerlo. Era potestad de la cumpleañera.- Si sigues mimando así a Rafael va a acabar pensado que le quieres, y eso no es bueno. Empiezas por un pedazo de tarta y acabas por tener que dejarle tu casa.- Bromeó con ella, alzando su mirada oliva sobre la carta.- Vamos, mujer, no me tengas en vilo, ¿cuál elegirás?- Sonrió con un deje algo infantil, dulce y ansioso a partes iguales.

Las bebidas llegaron a la mesa traídas por un camarero joven, el mismo que les había tomado nota de todo y que había saludado a Gina con familiaridad sin tomarse confianzas. Posiblemente fuese uno de los Parentela que trabajaban en el hotel.



_________________
Hermana del Líder del Túmulo. Parentela Cliath.

Carisma 4 (Convincente)
Manipulación 4 (Razonable)
Apariencia 5
Desconectado Perfil
NotaPublicado: Mié Ago 16, 2017 8:16 am
Avatar de UsuarioMensajes: 912Registrado: Mar Jul 19, 2016 10:24 am
- Paletos sureños... Harían bien en dejar de casarse con sus primas.

Responde a los comentarios sobre la paranoia generalizada de Texas sonriendo con aquel humor ácido tan suyo. Estaba claro que la corriente política de Octavia distaba mucho de la que abundaba por aquella zona del país, lo cual no mejoraba su opinión sobre ellos.

Si una sabía qué mirar, podía ver ahí, justo detrás de los ojos, la verdad que Gina encerraba. Esa belleza imposible de ignorar escondía la herencia de un depredador natural, tal como les sucedía a todos los que estaban relacionados por sangre con los Cambiantes. Esa misma hoguera que encerraba la ratona se manifestaba de otra forma en la pelirroja; mucho más sutil, pero llena de energía. No le costaba imaginar que aquello fuera en gran medida responsable de esa fogata inmensa que era su amiga.

Octavia no sabía qué era lo normal y qué no. Su vida y sus experiencias habían sido demasiado lejanas al concepto para tener un criterio bien formado al respecto. Y tampoco es que se hubiera parado mucho a pensar sobre ello... no le interesaba lo que otros opinaran acerca de lo que era "normal" y "lo que no". Solo sabía que no había nadie con quien se sintiera más cómoda que con su Roja. Con ella podía ser... no lo tenía muy claro... pero sin duda se sentía diferente cuando la acompañaba. Gina había derrumbado todas sus defensas, abriendo un hueco enorme en aquel muro de hielo con el calor irresistible de su carácter y su personalidad. Quién podría haber imaginado que alguien tan sumamente diferente a ella misma podría haber llegado a calar tan profundamente.

Sabía que algún día aquello terminaría. La vida era cruel, y no se hacía ilusiones al respecto. Algún día Gina encontraría a un hombre al que amar que le diera una familia y tantas otras cosas que ella no podría. Ese día volvería la angustia... pero al menos no la soledad. Ella permanecería junto a la medio loba mientras esta se lo permitiera.

"¿Y si un día descubre quien eres en realidad? ¿Alguien capaz de matar a una persona de forma lenta y metódica para después descuartizar su cadáver y deshacerte de él?"

Sus fantasmas internos la reconcomían. Sentía unos ardientes deseos de dejar que el muro de hielo finalmente se derritiera del todo. De contarle a Gina todo cuanto era, cuanto había hecho, y de como se sentía. Dejar a la pelirroja conocerla de verdad y de forma completa... pero la aterraba la idea. Desear algo y temerlo por igual medida... que contradicciones tenía que enfrentar ahora.

- ¡Vale, vale! - Ríe de buena gana ante la impaciencia de su amiga. Ni siquiera ella la había visto reír mucho. Tenía una risa al mismo tiempo ronca y de timbre aniñado, muy similar a su voz a decir verdad. - Si pido tarta de queso va a quedar así como muy topicazo, ¿no?- Responde a Gina, sonriendo mientras le guiña un ojo con complicidad un instante. Un gesto que en cualquiera sería muy normal. En ella era varios estadios de avance humano. - Umm... creo que me voy a quedar con este helado de vainilla con trocitos de chocolate. No quiero inundarme el paladar de sabores antes de la tarta.

Deja que el camarero se marche con el pedido para quedar de nuevo a solas con Gina un ratito. Lo observa de lado un instante con ojo clínico, evaluando si sería un posible parentela mientras se aleja antes de devolver la atención a la deidad pagana.

- Tch... tienes razón... lo estoy malcriando. Si lo meto en casa luego tendría que estar recogiendo montones de botellas vacías y ropa interior femenina usada... Casi que no. Bastante me cuesta mantener mi propio desorden. - Sonríe de lado. - Bueno... y tú qué. ¿Qué has hecho estos días a parte de prepararme el mejor regalo del mundo?

Porque aún había un regalo de por medio, y estaba deseando saber qué era.



_________________
"Adversus et admorsus"

Carisma 1 (fría y borde)
Apariencia 3 (rasgos bonitos, pero con marcas y cicatrices)
Sigilosa. Fría lógica. Marca del depredador.

Oculto:
Aparenta unos 19 - 20 años, 1'78 m., constitución delgada. Ojos pardos ardientes de rabia hacia el mundo mantenida a ralla con esfuerzo. Por lo general viste ropa práctica, pantalones cómodos, botas militares y chaqueta de cuero de buena piel pero desgastada por el uso. Lleva con frecuencia pequeñas trenzas, peinados asimétricos y similares. Tiene algunas cicatrices y marcas en la mejilla izquierda, barbilla y labio.

Sin "pinturas de guerra":

Cuando va a la Universidad.
Imagen

El resto del día y de la noche.
Imagen
Desconectado Perfil
NotaPublicado: Lun Ago 21, 2017 4:11 pm
Avatar de UsuarioMensajes: 852Registrado: Mié May 18, 2011 3:00 pm
Posiblemente fuesen las diferencias que parecían alejarlas en cuanto a carácter y personalidad, lo que las hacía tan buenas amigas… Y algo más en el corazón antes helado de Octavia. Con alguien más parecido a ella, como pasaba con Rafael, podía ser como había querido presentarse al mundo. Con su coraza fría que le daba una distancia de seguridad de sus propias emociones y del resto del mundo. Una atalaya fría desde la que observar sin volver a ser dañada. Podía ser la Octavia que trabajaba para la mafia, que había matado y volvería a hacerlo, sin remordimientos o preocuparse por quién era el objetivo.

Gina, con su calor abrasador y reconfortante al mismo tiempo, no le dejaba hueco para eso. Había querido ver más allá de la actitud de pandillera de barrio peligroso de NY, había atisbado algo, en un momento donde las defensas ratoniles habían bajado por cualquier motivo y había divisado a Giselle. Puede que ni se diese cuenta de ello, pero no se había acabado de creer del todo la pantalla protectora de Octavia o, al menos, se había negado a creer que solamente existía ella.

Giselle y Gina. En alguna ocasión hasta había pensado que sus dos nombres comenzaban igual. ¿Era en eso en lo que pensaban los adolescentes cuando se enamoraban por primera vez? ¿En las pequeñas coincidencias capaces de sacarles una sonrisa?

Su otro yo, aquel nombrado por un capo de la mafia, era real, desde luego. Y lo que había hecho bajo aquel nombre también. Sin embargo, donde con otros podría incluso haber presumido de sus habilidades o actos, como con Tarkino, que sabía que estaría orgulloso- o por lo menos admirado- con Gina quería mantenerlo en secreto. Sentía un miedo desconocido hasta ahora. El miedo a que la pelirroja la mirase de un modo diferente a como lo hacía ahora.

Cuando mencionó lo de la tarta de queso, una carcajada brotó de los labios de Gina. Era de esas francas, que no se pueden retener por más tiempo y que parecían salir directamente desde el estómago, de algún lugar donde se guardaban hasta que eran necesarias.- Los tópicos no importan aquí. Si quieres tarta de queso, tendrás tarta de queso. Es tu cumpleaños y se te permite ser todo lo ratona que quieras.- Dijo con buen humor, uno que despertaba un brillo especial en sus ojos verdes.

- Escoge lo que quieras, a mí me gustan todas las tartas, al menos todas las que he probado hasta ahora.- Giró un poco el rostro sin perder la sonrisa, pero mirándola como si estuviera dispuesta a diseccionar la siguiente respuesta que le diera.- Estoy suponiendo que me vas a dejar probar la tarta, ¿verdad?- Le sacó la lengua al final de la frase.

Movió el dedo índice acompañándolo de un solemne asentimiento.- Exacto, tienes que preocuparte por cuidar de una rata ya, no quieras que sean dos. Porque por lo que le conozco, como vea que puede sacar de ti limpieza y comida gratis, ya no te lo sacarás de encima.- Si bien el tono general de la conversación era en clave de humor, Octavia sabía que había verdad en aquellas palabras. Ser un Ratkin era saber aprovechar oportunidades, aunque fuese a costa de otro roedor.- En el Coyote puedo dar la imagen de tener una vida apasionante y misteriosa, pero lo cierto es que además del trabajo y dormir para recuperarme, he estado entrenando un poco para no oxidarme, como Beta de manada que soy.- Sonrió.- También acompañé a mi cuñada al hospital, queda menos de un mes para que de a luz.- Se la notaba ilusionada con el nuevo nacimiento.

- Tengo que confesar que con lo del regalo he tenido ayuda, pero es algo que no verás hasta que llegue el momento de que vayas a por él.- Puso un tono que la hacía sonar tan misteriosa como había negado que era. Posiblemente su aspecto y esa voz tan increíble como sus ojos y cabello de fuego, ayudasen.



_________________
Hermana del Líder del Túmulo. Parentela Cliath.

Carisma 4 (Convincente)
Manipulación 4 (Razonable)
Apariencia 5
Desconectado Perfil
NotaPublicado: Mar Ago 22, 2017 9:19 am
Avatar de UsuarioMensajes: 912Registrado: Mar Jul 19, 2016 10:24 am
Y no era que Octavia no se sintiese cómoda siendo Octavia. A pesar de los psicoanalistas baratos que se había cruzado en los últimos tiempos, lo cierto es que en general se sentía a gusto consigo misma. No le importaba tener que poner en su sitio a alguien de vez en cuando, ni echaba en falta más cariño, afecto o atención del que tenía.

Era feliz con su trabajo de voluntaria en el hospital infantil, donde disfrutaba de la compañía de quienes más le gustaban: los niños. Tampoco echaba en falta tener más fiestas o grupos de amigos en la universidad; porque para ella la universidad era un lugar al que se iba a estudiar y a trabajar muy duro. No le importaba una mierda que la excluyeran de las celebraciones de las hermandades por sus pintas y por su aislamiento. Para ella no eran más que distracciones. Llevaba demasiado bagaje de la vida, demasiado visto y demasiado vivido a su corta edad para que le importaran los dramas de tres al cuarto sobre quien se había liado con quien o qué color debía llevar al próximo festejo de Beta Prima.

Pero con Gina había conocido otra cosa. Algo que no anulaba lo anterior, no lo "sustituía" ni le "hacía ver la luz". Solo la complementaba. Le había añadido una forma de felicidad extraña que nunca había imaginado, y también se sentía en parte feliz por eso a pesar del miedo.
Y sí... sentía miedo de imaginar que su Roja le diera de lado si llegaba a conocerla DE VERDAD. Con todo su pasado y con todo lo que había hecho. Eso sí le producía cierta punzada de angustia. Pero ni tan solo esa punzada podía borrar la alegría que le producía estar con ella allí, simplemente estando. La dos juntas a la mesa disfrutando de una buena comida y unas bonitas vistas. Esa era la parte de Giselle. Giselle era la que se sentía feliz de estar junto a Gina, la que disfrutaba observándola y deseaba compartir más con ella.

Y eso también la hacía feliz a su manera.

Cuando escuchó la pregunta acerca de la tarta estrechó la mirada sonriendo de lado mientras movía la boca como si masticara el aire durante un instante, con un gesto entre divertido y malvado.

- Umm... probar de mi tarta... Podría ser. Casi todo tiene un precio en esta vida. ¿Qué estarías dispuesta a ofrecer?.

Ríe levemente de su broma, asintiendo luego a lo siguiente.

- Sí, hay que mantenerse en buena forma. Aunque sospecho que con las horas que pasas bailando eso no debe ser un gran problema. A los nuestros tampoco les cuesta mucho conseguir armas y adiestramiento imagino. - Abre los ojos levemente delatando un buen interés cuando le comenta lo de su sobrino. - Qué gran noticia, debes estar deseando tenerlo en brazos. ¿A qué hospital irá tu cuñada?

Pregunta por curiosidad, esa que se va formando cuando comienzas a entrar en el mundillo de un gremio en particular y sale el tema a colación. Luego alza levemente las cejas con mayor curiosidad.

- ¿Ayuda? ¿Ir? O sea que hay que ir a por el regalo... interesante... ¿qué será? - Se queda un instante observando aquel hermoso gesto en el rostro de Gina, sacándole una sonrisa que surge menos cínica de lo que hubiera querido de verse en un espejo. - Espero que no sea una fiesta sorpresa o algo así, no me he traído los cuchillos buenos...



_________________
"Adversus et admorsus"

Carisma 1 (fría y borde)
Apariencia 3 (rasgos bonitos, pero con marcas y cicatrices)
Sigilosa. Fría lógica. Marca del depredador.

Oculto:
Aparenta unos 19 - 20 años, 1'78 m., constitución delgada. Ojos pardos ardientes de rabia hacia el mundo mantenida a ralla con esfuerzo. Por lo general viste ropa práctica, pantalones cómodos, botas militares y chaqueta de cuero de buena piel pero desgastada por el uso. Lleva con frecuencia pequeñas trenzas, peinados asimétricos y similares. Tiene algunas cicatrices y marcas en la mejilla izquierda, barbilla y labio.

Sin "pinturas de guerra":

Cuando va a la Universidad.
Imagen

El resto del día y de la noche.
Imagen
Desconectado Perfil
NotaPublicado: Mié Ago 23, 2017 4:14 pm
Avatar de UsuarioMensajes: 852Registrado: Mié May 18, 2011 3:00 pm
En cierto modo, la Roja la hacía sentirse como los niños. De un modo más profundo en cuanto a la conexión, porque si bien le ocultaba cosas, Gina ya sabía lo feo que podía llegar a ser el mundo, no era como con los pequeños que intentaba que disfrutasen de la inocencia lo más posible.

No obstante, allí estaba, la sensación maravillosa que le producía el rodearse de niños. Ver esos ojos llenos de ilusión y maravilla ante el mundo. Los de la pelirroja también brillaban, alegres por estar allí, disfrutando de la compañía de su amiga. Eso era algo que pocas veces Octavia había pensado que llegaría a tener, y menos con una medio-loba. La mayoría de los adultos eran útiles, para su trabajo, como empleadores, información, o lo que fuese. Ella era distinta, apreciaba el tenerla ahí solamente por eso, por tenerla.

Y al mismo tiempo temía cuando aquello se acabase. Porque Octavia, con el pesimismo que daba la vida vivida, temía que llegaría el momento en el que Gina se cansaría de ella porque vería detrás de la máscara que había levantado con tanto esfuerzo. Giselle, por su parte, no se dejaba vencer por la negatividad. Giselle tenía esperanza.

- La factura corre de mi cuenta, ¿tengo que dar algo más para poder comer un trozo de tarta?- Puso un gesto de morritos a lo niña buena que habría hecho que muchos se derritiesen. Octavia era una ratona fuerte, podía resistirlo. En parte. Era una cara a la que costaba decirle que no, especialmente debido a la predisposición de la ratona a ceder ante los ojos oliva y el cabello de fuego.- Prometo que solamente será un pedacito lo que tome, no quiero incurrir en la furia ratonil.- Sonrió divertida.

Asintió.- Es lo grande de América, las armas nunca han sido un problema. Creo que en los países donde son mucho más restrictivos con eso, luchar contra el Wyrm debe ser difícil para muchos de ellos.- Dijo con tono pensativo.- Es decir, las garras y los dientes están bien, pero los Parientes no tenemos de eso, y hoy en día nada como el rango para evitar que te vuele la cabeza un bicho de mil ojos.- Guiñó ella uno de los suyos.

Era evidente que el tema la emocionaba y ponía nerviosa a partes iguales.- Va a ir a un hospital de aquí de South Beach, siempre es mejor quedarse dentro del boun, especialmente porque es un Túmulo de Curación y si algo fuese mal, que espero que no, podríamos recurrir a él.- Se la veía confiada, pero tener una red de seguro, no sobraba.

Una carcajada se le escapó ante la evidente curiosidad de su amiga.- Sí, hay que ir.- Confesó.- Te diré que se trata de una búsqueda del tesoro, nada de fiesta sorpresa, que sé que tú también tienes acceso a armas.- Bromeó.- La persona a la que se la encargué se la hacía siempre a una amiga por su cumpleaños y tengo entendido que era bastante divertida, pensé que algo así podría gustarte. Quería algo especial por tu cumpleaños y sabía que tenía que desechar las fiestas.- De nuevo morritos, aunque duró poco esta vez.- Mi regalo seguirá siendo un secreto hasta que llegues a él.- Ahí no soltaba prenda.- La búsqueda será el día que tengas más libre, hoy ya veo que parece que estás ocupada, así que cuando sepas que vas a tener más horas, quizá el fin de semana, me avisas.

Gina parecía entusiasmada, como si algo que era más propio de un juego de campamento le fuese emocionante. Pensaba que su amiga nunca había hecho algo parecido y, por sencillo que fuese, creía que le podía gustar. Algo mundano y nuevo a la vez para Octavia.

La ratona, sin embargo, tenía sus dudas de que fuese a haber un “otro día”. Esa noche era mucho más importante de lo que le había confesado a su Roja. Una noche de la que amanecería como una Ratkin, o no amanecería en absoluto.



_________________
Hermana del Líder del Túmulo. Parentela Cliath.

Carisma 4 (Convincente)
Manipulación 4 (Razonable)
Apariencia 5
Desconectado Perfil
NotaPublicado: Jue Ago 24, 2017 8:38 am
Avatar de UsuarioMensajes: 912Registrado: Mar Jul 19, 2016 10:24 am
Sí, Giselle tenía esperanza... Pero, ¿esperanza de qué? Aquello nunca sería más de lo que era ahora. Entonces... ¿quizá era esperanza de, al menos, haber encontrado aunque fuera una única amiga de verdad? De esas de las que siempre se habla... pero nunca se encuentran. Porque a la hora de la verdad todos iban a lo suyo. Cuando las cosas se ponían feas las personas miraban por si mismas y nada más... ¿Sería Gina realmente diferente, estaría con ella hasta el final? ¿Era eso lo que esperaba? ¿O era algo más, llevado por aquel nudo en el estómago, por aquel aumento de pulsaciones cuando la sentía cerca?

"Te lo digo mucho últimamente, Matters... te estás volviendo blanda". Se reprendía inconscientemente a si misma, sin poder evitarlo. "Unos meses más con esta pelirroja y terminarás buscando a un marido al que poder hacer tortitas todas las mañanas mientras lee el periódico".

Apartó aquellos pensamientos como pudo, furiosa consigo misma. Por volverse blanda y por no permitirse disfrutar al 100% de aquello. Ambas cosas la enfurecían. Por suerte Gina volvía a la carga, apartando aquellas nubes negras poniendo unos morritos capaces de derretir el Casco Polar.

- Bueno... si es solo un pedacito... - Dice fingiendo un gesto de compasión bajo aquella mirada estrecha y vigilante. Pero al sentir la risa contagiosa de Gina no pudo evitar reír también con ella. Luego asiente a lo que dice sobre los Parientes del otro lado del charco. - Lo cierto es que sí... Pero bueno, ellos sabrán... Los europeos son gente muy rara, con reyes y movidas de esas. A ver si un día entran en el siglo XXI. - Opina, encogiéndose de hombros. - Y en el resto del planeta pues ni idea. Supongo que es más fácil conseguir armas en las guerrillas de sudamérica o en los conflictos de Oriente Medio.

Escucha la explicación sobre los planes de parto de su cuñada. Asiente despacio, sonriendo levemente.

- Sí, esa es toda una ventaja la verdad... Supongo que para nosotras, en general, es más difícil quedarnos tiesas en la camilla del paritorio, tenemos buenos recursos para evitarlo. Ojalá pudiera llevarme al Túmulo a mis niños...

Comenta cuando el tema le remueve aquella preocupación que se le había instalado en el fondo del estómago. Especialmente el asunto de aquella infección inexplicable que, lentamente, estaba acabando con sus huéspedes.
Por suerte Gina, con su actitud y personalidad, sabía ahuyentar rápidamente los malos pensamientos para devolverla a un momento presente mucho más feliz y alegre. Alza levemente las cejas con cierta sorpresa que no finge ni esconde.

- ¿Una búsqueda del tesoro? Vaya, eso sí que no me lo esperaba. Con ese nombre supongo que consistirá en eso de ir de una pista en otra hasta llegar hasta el final. - Sonríe ampliamente. - Suena muy divertido la verdad. Solo a ti se te ocurriría un regalo así. - La pena es que era posible que nunca llegara viva a aquello... Pero eso era algo en lo que no quería pensar. No... iba a sobrevivir a la Plaga. Debía hacerlo. Tenía mucho por lo que vivir. - El fin de semana estaría muy bien. ¡Pero tienes que acompañarme tú, si voy yo sola dando vueltas por ahí me moriría de la vergüenza!



_________________
"Adversus et admorsus"

Carisma 1 (fría y borde)
Apariencia 3 (rasgos bonitos, pero con marcas y cicatrices)
Sigilosa. Fría lógica. Marca del depredador.

Oculto:
Aparenta unos 19 - 20 años, 1'78 m., constitución delgada. Ojos pardos ardientes de rabia hacia el mundo mantenida a ralla con esfuerzo. Por lo general viste ropa práctica, pantalones cómodos, botas militares y chaqueta de cuero de buena piel pero desgastada por el uso. Lleva con frecuencia pequeñas trenzas, peinados asimétricos y similares. Tiene algunas cicatrices y marcas en la mejilla izquierda, barbilla y labio.

Sin "pinturas de guerra":

Cuando va a la Universidad.
Imagen

El resto del día y de la noche.
Imagen
Desconectado Perfil
NotaPublicado: Jue Ago 24, 2017 1:08 pm
Avatar de UsuarioMensajes: 852Registrado: Mié May 18, 2011 3:00 pm
Giselle estaba dispuesta a llegar hasta el final, a explorar esa amistad con ansias de algo más, del único modo en que se pueden vivir esas cosas: ciegamente. Ella quería saltar al precipicio que era arriesgarse, ponerse en manos de otro, confiando en recibir una caricia y no una bofetada. Octavia la habría mirado como a una demente de no haber sido la misma persona. Y es que por mucho que no se fiase de dejar que otro, quien fuera, llegase a su parte más vulnerable, Gina lo estaba haciendo sin que pudiese detenerla.

Ahora estaba en una dilema que nunca había creído que viviría: luchar con uñas y dientes contra esos sentimientos que afloraban, evitándose un posible daño, o abrir el corazón y rendirse a las emociones que despertaba en ella su Roja.

El camarero llegó con los pedidos que las chicas habían hecho. Los sirvió con la presteza que se podía esperar de alguien entrenado y, cuando la mesa estuvo dispuesta se marchó, dejándolas con el comienzo del banquete ante ellas. Gina no dudó en lanzarse a por sus crepes, cortando un trozo para comenzar a saborearlo.

- Tendré que anotarlo entre mis logros vitales: una ratona me dio un pedacito de su tarta de cumpleaños. Pagando yo, por supuesto.- Bromeó divertida, recostándose contra el respaldo en una actitud relajada que mostraba habitualmente en compañía de su amiga.- Nunca he estado en Europa, aunque tengo un trozo de ella corriendo por mis venas italoamericanas. Nos podemos quedar con lo mejor de ambas identidades, pero lo cierto es que no cambiaría el haber nacido aquí por nada.- Lo decía con convencimiento. A todos les gustaba tener las recetas de alguna antepasada, y los buenos vinos de la tierra, pero América había sido el destino de los Luperci varias generaciones atrás y había sido por una buena razón. The land of the free, the home of the brave.

El rostro de Gina desveló una mirada compasiva a lo dicho por su amiga.- ¿Los niños que ves en el hospital infantil? ¿O es que en cualquier momento me vas a presentar a una recua de enanos hijos tuyos que mantenías en secreto?- Bromeaba porque sabía que aquel era un tema serio y no quería que Octavia se viese arrastrada por la pena si comenzaba a pensar en los pequeños que veía que no tenían la suerte de contar con un Túmulo de curación.

- El Velo es algo que garantiza nuestra supervivencia y la de los lugares sagrados.- Algo de lo poco en lo que Ratas y Lobos estaban plenamente de acuerdo.- Pero a veces es una putada que no podamos descorrerlo para ayudar a algún amigo.- El deber era una carga pesada, y eso también lo sabían ambas especies.

Hubo una sonrisa diferente en sus hermosos labios ahora. Era un gesto de alivio, como si le hubiese preocupado que la elección de una búsqueda del tesoro le fuese a parecer demasiado infantil o aburrido a su amiga. Saber que había acertado la alegró enormemente.- He visto como mi amiga se lo pasaba en grande con ella y pensé, ¿por qué no?- Sonrió.- ¡Vale, vale! Te acompañaré, pero solamente en las partes que sean en el boun, si hay alguna fuera, tendrás que pasar la vergüenza sola.- Le sacó la lengua, divertida por aquello. La ratona sospechaba que en algún momento le tocaría salir del boun, pero siempre podía llamarla por teléfono y que la acompañase, aunque fuese en espíritu. Oír su alegre voz era algo que la hacía sentirse mejor, como si realmente comprendiese que las cosas iban a ir bien.



_________________
Hermana del Líder del Túmulo. Parentela Cliath.

Carisma 4 (Convincente)
Manipulación 4 (Razonable)
Apariencia 5
Desconectado Perfil
NotaPublicado: Vie Ago 25, 2017 3:15 pm
Avatar de UsuarioMensajes: 912Registrado: Mar Jul 19, 2016 10:24 am
Sí... no era la primera vez que sentía que se habría abofeteado a si misma de estar fuera de su propio cuerpo. Pero así eran las cosas... también era, por lo general, una persona eminentemente práctica, así que debía trabajar con la verdad de lo que había.

Aquel dilema sobre luchar por al menos conservar las cosas como estaban o rendirse y profundizar aún más en su relación con la pelirroja era algo que le ocupaba no poco de su tiempo libre. A cada decisión una duda, a cada avance un nuevo temor. No tenía herramientas emocionales adecuadas para sacar algo en claro de si misma... y lo sabía...

Generalmente, cuando las personas querían aclararse en temas así, recurrían a terceros... Otros amigos que les escucharan y les aconsejasen. Pero... ¿a quién podía recurrir ella? ¿Quienes eran sus amigos y quienes no? Decidir aquello requería correr aún más riesgos... y la rueda empezaba de nuevo.

Todo este dilema desapareci, al menos un rato, cuando el olor de la comida sobre la mesa le llegó a la nariz. Se abalanzó sobre sus crepes con aquella actitud corporal inclinada y el brazo izquierdo casi rodeando por completo el plato, como si temiera que fuese a salir volando en cualquier momento. Como siempre, comía a grandes bocados y voracidad, con aquella habilidad innata para poder hacerlo y seguir hablando al mismo tiempo.

- Bueno bueno... pero no lo vayas contando por ahí o seré el hazmerreír de todas las ratas del país... O como mínimo de Rafael, que ya es bastante cruz... - Pone los ojos en blanco un instante antes de reír levemente. - Eso me recuerda que aún tenemos que poner en marcha la operación "Rata en la Nevera"... Pero podemos esperar a eso a otro día.

Recuerda a su amiga, con aquella sonrisa malvada que se le ponía cuando planeaba pues... eso, maldades.

- Oh sí... ¿No te lo había dicho aún? No sabes como son esas orgías de universidad... debo haber tenido ya al menos cinco hijos... ¿o eran siete? Ahora no lo recuerdo bien... - Sonríe de nuevo con aquel gesto de ironía ladeado. - Sí, es una lástima que no podamos salvarlos a todos con los muchos dones que la Gran Madre nos ha otorgado... pero así es el ciclo natural de las cosas. Todo lo vivo debe morir. Es curioso... mi pueblo fue, durante mucho tiempo, el encargado justo de mantener a ralla las poblaciones humanas. Y yo aquí estudiando medicina... irónico, ¿verdad?

Asiente a lo dicho después. Lo de no poder salir del boun de aquel Túmulo era... pues una mierda la verdad. Pensó lo del teléfono y le pareció buena idea. Cuando llegara el momento tiraría de manos libres para poder exprimirle a Gina todo el rato que pudiese.

- Está bien... solo las partes dentro del boun. Parece divertido. Y no me sobra diversión últimamente.


Bueno... la verdad es que ni últimamente ni nunca. Y no es que fuera algo que le hubiera importado mucho... hasta que empezó a conocer a la Roja...



_________________
"Adversus et admorsus"

Carisma 1 (fría y borde)
Apariencia 3 (rasgos bonitos, pero con marcas y cicatrices)
Sigilosa. Fría lógica. Marca del depredador.

Oculto:
Aparenta unos 19 - 20 años, 1'78 m., constitución delgada. Ojos pardos ardientes de rabia hacia el mundo mantenida a ralla con esfuerzo. Por lo general viste ropa práctica, pantalones cómodos, botas militares y chaqueta de cuero de buena piel pero desgastada por el uso. Lleva con frecuencia pequeñas trenzas, peinados asimétricos y similares. Tiene algunas cicatrices y marcas en la mejilla izquierda, barbilla y labio.

Sin "pinturas de guerra":

Cuando va a la Universidad.
Imagen

El resto del día y de la noche.
Imagen
Desconectado Perfil
NotaPublicado: Mar Sep 05, 2017 12:13 pm
Avatar de UsuarioMensajes: 852Registrado: Mié May 18, 2011 3:00 pm
Cuando estaba en clase, cumpliendo con un encargo, o Tarkino le hablaba del momento en que se sometería al juicio de Rata y Gaia, la pelirroja invadía su mente como si fuese el destello de una llamarada que había prendido justo ante sus ojos. De hecho, recordaba más de un momento en alguna clase particularmente aburrida en el casi se había golpeado la mano para no anotar "Gina" en lugar de alguna palabra que decía el tedioso profesor.

Su inminente Cambio, el de aquella misma noche, la hacía pensar en si volvería a ver a su Roja. A veces se sentía un poco ingenua por pensar así. ¿Y qué más daba si ya estaría muerta? Pero daba, y pese a ese hecho, algo que le golpeaba la mente era que si moría no iba a verla más. No llegarían más velas rojas y entonces Gina quizá atase cabos... O puede que nunca supiera que había sido ella.

Eso hizo le inundase una oleada de angustia. ¿Debería decírselo? ¿Contarle el secreto de las velas por si nunca regresaba? Tal vez se lo hubiera anotado en la carta, pero esas cosas nunca eran iguales cuándo se decían a los ojos. Porque incluso si ella descubría aquello, Octavia jamás sería testigo de la reacción en su rostro.

Lamentaba no tener algún amigo a quién contárselo, se daba cuenta de que Gina era, precisamente, una de las pocas personas a las que le daría ese título. Otros podrían ser pero no exactamente la clase de "amigos" a los que una habla de chicas. Estacado sería capaz de ayudarla a salir de la cárcel pero, ¿una pizza, TV y hablar de mujeres? Eso estaba fuera de los límites para ambos.

El camarero llegó con la bandeja llena de "salvación". Una rata podía darle muchas vueltas a la cabeza, pero cuando había comida delante, las prioridades estaban claras. ¿Quién podía pensar bien con el estómago vacío? Nadie, y menos un roedor.

- Tienes mi palabra de que no saldrá de esta mesa. A no ser que un día consigas una cita con Brady, entonces lo usaré para chantajearte y que me dejes ir a mí.- Rió, alegremente, pero sin poder evitar esa mirada perdida de que ojalá aquello se hiciese realidad para alguna de las dos.- "Rata en la Nevera" se llevará a cabo como que me llamo Gina, solamente tenemos que buscar el momento adecuado. No te preocupes por el premio, porque la nevera de Tarkino solamente crece y crece.

En realidad ella ya se imaginaba un arcón congelador lleno de tuppers con etiquetas de algunos de los mejores platos de su hermano, cuñada y cualquier otro incauto que se hubiese atrevido a invitar a comer al Ratkin.

La ironía de Octavia era una de sus mejores cualidades. Otros no lo dirían no tenían tolerancia para ese tipo de humor, pero a la pelirroja siempre la hacía reír, como ahora. Recordaba que a Estacado solía sacarle una media sonrisa, ¿sería cosa del humor italoamericano?- Supongo que a todos se los habrás endosado a los padres, ninguna estudiante podría mantener a todos esos hijos medio-Ratkin, ¡con lo que comerían!- Bromeó.

- Por lo que le he oído a Rafael ese trabajo sigue en pie, aunque llevado a cabo de un modo adaptado a los tiempos modernos. Quizá de un modo más selectivo.- Encogió un poco los hombros, tampoco tenía detalles, pero sabía que entre ellos había asesinos muy dotados.- Puede que no sea tan irónico, los humanos han sido capaces de desarrollar la medicina, algunos dicen que con un poco de ayuda.- Sonrió, su Tribu siempre había ayudado a la humanidad, al igual que otras.- Pero igual los tuyos vigilan esos centros de cerca para evitar cosas como gente vegetal enchufada por años o cosas parecidas.- Como Ángeles de la Muerte, algo que a Octavia no le extrañaría que estuviese repleto de ratas y su familia.

Gina parecía bastante comprensiva al respecto. Posiblemente porque no quería ser hipócrita. Puede que los lobos no fuesen a matar humanos para controlar la población- ahora-, pero habían hecho otras cosas y aún las hacían.

Comió unos bocados más, arrugando el ceño con un gesto que se veía adorable.- Eso no me gusta nada. Parece que si no te arrastro conmigo de fiesta acabas metida en una espiral de cosas que no te hacen feliz.- Hablaba como si fuese esa hermana mayor que nunca tuvo o una amiga de aquellas que sólo existían en las series.

- ¡Ah!- Exclamó aquello de un modo tan enfático que sobresaltó a Octavia.- Casi se me pasa, me han pedido que te invite al cumpleaños de Logan. Será este sábado, en el centro de láser tag de la ciudad. Es temática de Star Wars.- Intentó no reír al imaginarse a Octavia con un peinado a lo Leia.- Si no tienes nada de Star Wars no pasa nada, allí te dejarán algo.- Como fuera, parecía que no se podía escapar del disfraz.



_________________
Hermana del Líder del Túmulo. Parentela Cliath.

Carisma 4 (Convincente)
Manipulación 4 (Razonable)
Apariencia 5
Desconectado Perfil
NotaPublicado: Mar Sep 05, 2017 6:16 pm
Avatar de UsuarioMensajes: 912Registrado: Mar Jul 19, 2016 10:24 am
Sí... era posible. Quizá en el fondo sabía que aquella podía ser su última gran oportunidad de soltárselo todo a la cara. De ver qué reacción tenía, para bien o para mal (seguro que mal, pero en fin). De ser completamente sincera con alguien una vez antes de morir. De dejar que una persona, al menos una, la conociera de verdad, de forma profunda y compleja.

Sí... pero sentía que era incapaz de hacerlo. Las posibles reacciones la llenaban de un miedo tan profundo y frío que sabía que, incluso aunque lo intentara, las palabras se le morirían en la boca del estómago. No podía. No... podía... Porque, a día de hoy, el miedo a perderla era mucho mayor que la esperanza de tenerla.

Por suerte, la misma Gina acudía al rescate de sus miedos con su conversación siempre animada. Aún masticando algo en el carrillo y señalándola con el tenedor con ojos entrecerrados respondió.

- Si consigo una cita con Brady y me la chafas... dios creo que no hay palabra que describa lo que sería capaz de hacerte... - Le guiña un ojo, riendo. - Además todo el mundo sabe que solo yo puedo lograr que abandone a la Bundchen y se venga conmigo.

Añadió mientras se entrelazaba los dedos y parpadeaba con exagerada y cómica coquetería, como imitando a la clásica quinceañera de instituto.

- Cuando llegue el momento estaremos preparadas. Nunca se esperará este golpe de mano. Y lo mejor es que luego no podrá buscar escarnio público porque la vergüenza de contar cómo se la hemos jugado será mayor.

Continúa, riendo con malsana maldad al hacerlo. Luego sigue con las bromas.

- ¿Te imaginas dar de mamar a semajante camada medio ratuna? Me dejarían los pezones como calabacines... Con el poco pecho que tengo acabaría con más pezón que teta... qué horror... - Bromea antes de echarse a reír junto a su amiga. Qué bien se sentía cuando estaba con ella. Hacía tan fácil ser... ser, simplemente.

- La labor de mi familia hace mucho que se fue a la mierda... Ya no hay equilibrio en ninguna parte. Los humanos ganaron y lo jodieron casi todo, y ahora son como una plaga que se extiende en miles de millones... - Se encoge levemente de hombros. - Ahora lo importante es correr más que el mañana, para sobrevivir. Sobrevivir es lo importante.

Afirma con gesto convencido. Luego pone el labio inferior sobre el superior unos segundos como con cierto gesto reflexivo ante las "acusaciones" de Gina.

- No es eso, Roja. Yo hago muchas cosas que me hacen feliz. Solo que no me hacen sentir feliz. Joder... eso suena raro ¿verdad? No sé cómo explicarlo... La verdad es que nunca había intentado ponerles significado ni palabras a todas estas cosas. Me estás volviendo una blandengue, que lo sepas.

Volvió a señalarla con un par de meneos del tenedor, como con gesto acusador. Luego sonríe, aunque vuelve a ponerse seria ante las últimas palabras.

- ¿Un cumpleaños? ¿En serio?... Con fiesta llena de gente y ruido y alboroto... Y encima disfrazados de frikis... - Pone los ojos en blanco un segundo. - ¿Estás segura de que debería ir a algo así?



_________________
"Adversus et admorsus"

Carisma 1 (fría y borde)
Apariencia 3 (rasgos bonitos, pero con marcas y cicatrices)
Sigilosa. Fría lógica. Marca del depredador.

Oculto:
Aparenta unos 19 - 20 años, 1'78 m., constitución delgada. Ojos pardos ardientes de rabia hacia el mundo mantenida a ralla con esfuerzo. Por lo general viste ropa práctica, pantalones cómodos, botas militares y chaqueta de cuero de buena piel pero desgastada por el uso. Lleva con frecuencia pequeñas trenzas, peinados asimétricos y similares. Tiene algunas cicatrices y marcas en la mejilla izquierda, barbilla y labio.

Sin "pinturas de guerra":

Cuando va a la Universidad.
Imagen

El resto del día y de la noche.
Imagen
Desconectado Perfil
NotaPublicado: Mié Sep 06, 2017 4:00 pm
Avatar de UsuarioMensajes: 852Registrado: Mié May 18, 2011 3:00 pm
Si aquella noche todo se torcía, si Rafael veía sus buenas estadísticas de conversiones empañadas y jamás volvía a ver a Gina, ella no sabría lo que había sentido. Nunca sabría de sus sentimientos, todos esos a los que le había costado tanto ponerle nombre y que jamás había pronunciado en voz alta. Al menos le quedaría el buen recuerdo de las charlas juntas, de aquel baile obligado primero y disfrutado después, y de las risas compartidas.

Bonitos recuerdos que atesorar, pero que la ratona lucharía para que no fueran los últimos. Tenía muchas razones para vivir y no sólo la Letanía de la Supervivencia. No era sólo un deber, era algo que deseaba, aunque sólo fuera por volver a ver aquellos ojos resplandecientes.

- De eso nada, bonita.- Dijo Gina alzando el mentón con un orgullo fingido.- Tengo un bate de béisbol en mi casa y armas de fuego en cantidad, yo puedo conseguir que se venga conmigo también. Quiera o no.- Rió con ganas, terminando con los crepes finalmente y mirando el plato vacío con cara de "¿ya?"

Rió animada, en su mente, la cara de Tarkino descubriendo su arcón de comida vacío, ya era una realidad. Una muy sabrosa.- Será como en esas pelis donde le roban a un policía corrupto su dinero, droga o lo que sea: luego no los puede ir a denunciar porque nunca debió tener aquello. En el caso de Rafael, con el añadido de que dos chicas le hayan vaciado la casa.- Alzó ambas cejas con una sonrisa de satisfacción. Sí, era vender la piel de oso antes de cazarlo pero, ¿qué gracia tendría sino?

- No digas eso, puede que no tengas una 120 de sujetador, pero lo tienes muy bonito, te vi con el vestido, recuerda, y te quedaba muy bien.- Se lo dijo con esa confianza que sólo se tiene al hablar de amiga a amiga, con comentarios sobre el cuerpo de la otra en los que no había ninguna vergüenza. Bueno, quizá sí en el de Octavia, porque sin saber cómo había pasado, notó calor en las mejillas al escucharla hablar de su pecho. Era algo que la había hecho sentirse diferente a cualquier otra cosa... ¿Halagada? ¿Era aquello?

La sonrió con un gesto comprensivo. Lo bueno del "Túmulo hippie" es que permitía conocer a seres que jamás uno se hubiera cruzado. No armoniosamente, al menos. Ella había conocido a otras ratas, unas cuantas, y entendía su visión del mundo, aunque era radicalmente distinta a la de su Tribu, defensores de la humanidad.

- Es verdad que el número está descontrolado últimamente.- Desde hacía siglos, a ojos Ratkin.- Pero les hemos enseñado algunas cosas para dañar menos a Gaia. Lo malo es que los que acaban sentados en las sillas de jefe son lentos de entendimiento.- No culpaba a toda la humanidad, solamente a los que podían tomar decisiones globales y elegían las peores.- Creo que el Wyrm ha metido mucha mano en algunas cosas.- Y si bien era verdad, cualquier rata sabía que los humanos no lo necesitaban para joderlo todo.

Puso un gesto de satisfacción.- Es todo parte de un plan: si te ablando lo necesario nunca te irás, porque en ningún otro lugar te entenderían como aquí. No se encuentran muchos amigos en la vida y una aprende a jugar sucio para conservarlos.- Le guiñó el ojo verde oliva, jugueteando con el tenedor en la mano.

- Vamos a pensar sobre eso.- Le dijo como si fuera un juego.- Punto uno, Logan es tu Alfa, uno bastante decente hasta donde tengo entendido.- Apelaba a su sentido de unidad, ya que hasta los Ratkin hacían manadas a su estilo.- Punto dos, Logan sigue con vida, así que supongo que no te ha hecho nada que te enfadase con él.- Movía los dedos enumerando.- Punto tres, habrá más gente con la que hablar y sino, está el láser tag, te concentras en el juego y luego dices que tienes que ir a otro sitio.- Siguió.- Punto cuatro, no tienes que comprar disfraz, te dejan allí algo y...- alargó la letra.- Punto cinco, me han dicho que va a haber comida a mogollón: pizzas, cupcakes, ensaladas, aperitivos, tarta... Sólo eso ya llevaría con una sonrisa a cualquier rata de bien.- Sonrió.- Así que yo diría que sí, debes ir. Nosotras hacemos la búsqueda del tesoro el domingo y ya tienes plan para todo el finde.- La miró, esperando que le diese la razón.

Miró al plato casi vacío de Octavia.- ¿Pedimos esa tarta?- Preguntó golosa.



_________________
Hermana del Líder del Túmulo. Parentela Cliath.

Carisma 4 (Convincente)
Manipulación 4 (Razonable)
Apariencia 5
Desconectado Perfil
NotaPublicado: Jue Sep 07, 2017 8:04 am
Avatar de UsuarioMensajes: 912Registrado: Mar Jul 19, 2016 10:24 am
Recordó un momento unos pocos de aquellos instantes que habían compartido. Eso le hacía sentir una presión extraña en la boca del estómago que no llegaba a ser del todo desagradable. Sí... tenía que vivir. Vivir para poder mirarla al rostro de nuevo... para poder seguir a su lado, aunque fuera de aquella manera. Aunque fuera de la forma que fuera. Trataba de no hacerse ilusiones por su salud mental... pero al menos verla otra vez...

Rió junto a la pelirroja cuando lanzó su amenaza de secuestrar al QB estrella. El sonido de ambas risas juntas se le antojaba más alegre que el de ambas por separado, como suele suceder a menudo cuando ríen juntos más de uno. A estas alturas de la conversación su sonrisa ladeada habitual había desaparecido casi por completo, salvo cuando la charla iba sobre alguna maldad como Rata en la Nevera. Pero por lo demás se sentía cómoda como solo Gina sabía hacerle sentir.

Cuando halagó su pecho y su vestido no pudo evitar que una ola de calor recorriera su espalda, encendiendo sus mejillas involuntariamente. Aquello la hizo sentir rara otra vez. Más emociones a las que le costaba acostumbrarse o etiquetar. Sabía que aquello no significaba nada, y aún así no pudo evitar un cosquilleo inquieto en el bajo vientre al pensar en su Roja fijándose en ella.

- Gracias... yo... umm... - Se aireó un poco con la mano, de pronto se sentía sofocada. - ¿No hace mucho calor? - Dice mientras mira un segundo a los lados en un acto reflejo de tratar de distraer la atención de sus propias ideas, bebiéndose lo que le quedaba de batido en un solo trago. - Creo que sería buen momento para un par de cubatas bien fríos...

De pronto también tenía ganas de beber un poco. A ver si así se le pasaba en parte el bloqueo que tenía.
Cuando se calmó un poco siguió con interés la exposición de puntos sobre la fiesta de cumpleaños hecha por Gina. De vez en cuando iba asintiendo con la cabeza o diciendo un "aham", que parecía acorde a la charla y no algo irónico.

- Enfadada... para nada. Al contrario, me dio estos juguetitos tan chulos que me facilitan la vida. - Dice sacudiendo un instante los colgantes que llevaba al cuello. - Y todo el que me facilita la vida me empieza a caer bien. Es solo que... no sé... Ya sabes que cuando me junto con mucha gente no suele acabar bien... En Halloween lo intenté... de veras que traté de esforzarme... pero mira como terminó la noche.

Desvía la mirada un instante con rostro serio en aquellos ojos ardientes, sumida en las nubes oscuras de recordar a Afrodita. Luego mira de nuevo a su amiga, sonriendo ante la propuesta.

- Siempre es buen momento para una tarta.



_________________
"Adversus et admorsus"

Carisma 1 (fría y borde)
Apariencia 3 (rasgos bonitos, pero con marcas y cicatrices)
Sigilosa. Fría lógica. Marca del depredador.

Oculto:
Aparenta unos 19 - 20 años, 1'78 m., constitución delgada. Ojos pardos ardientes de rabia hacia el mundo mantenida a ralla con esfuerzo. Por lo general viste ropa práctica, pantalones cómodos, botas militares y chaqueta de cuero de buena piel pero desgastada por el uso. Lleva con frecuencia pequeñas trenzas, peinados asimétricos y similares. Tiene algunas cicatrices y marcas en la mejilla izquierda, barbilla y labio.

Sin "pinturas de guerra":

Cuando va a la Universidad.
Imagen

El resto del día y de la noche.
Imagen
Desconectado Perfil
NotaPublicado: Jue Sep 07, 2017 3:02 pm
Avatar de UsuarioMensajes: 852Registrado: Mié May 18, 2011 3:00 pm
Tarkino llevaría a cabo el Ritual aquella noche. Los dos sabían que, de salir mal, nadie vivía para hablar sobre ello, pero lo que el Ratkin no sabía, era que en el lugar donde lo ejecutase, no se encontraría solamente a Octavia. La vería a ella y a toda su determinación a sobrevivir, a seguir adelante por la oportunidad de encontrarse con Gina de nuevo. Sí, puede que nunca tuvieran más de lo que tenían ahora, pero eso sólo era una razón para durar un día más, ¿y acaso no es eso lo mejor que se puede decir de alguien?

Su Roja no era una medio loba que se pusiera colorada con frecuencia, pero la roedora sabía, a ciencia cierta, que de haber oído que ella era uno de los motivos más fuertes para sobrevivir a aquella noche, la habría sorprendido incluso a ella. Se la imaginó con las mejillas rosadas y aquella era una visión maravillosa.

Gina rió con ganas. Pensando que Octavia estaba haciendo alguna broma con el tema del acaloramiento. En ningún momento se le pasó por la cabeza que pudiera sentirse azorada, ella había hablado de pechos con naturalidad, de modo que creía que podían seguir con el tema con toda la calma del mundo.- Es tu cumpleaños, si quisieras uno, yo te acompañaría. Después de todo, es la "Hora Feliz" en algún lugar.- Sonreía ampliamente, encantada de poder pasar aquel momento con ella.

- En ese caso, razón de más. Él te ha dado buenos juguetes, supongo que puedes sacrificar un par de horas del sábado engullendo comida y riéndote por dentro de las pintas de los demás.- Ella no lo haría, pero no era ingenua de cómo eran las ratas, ni tampoco su amiga.- Olvida Halloween, allí el problema fue que chocaste con Afrodita, y aquí dudo que vaya a estar. Me parece que, salvo en los grandes Rituales, ni siquiera ha coincidido nunca con Logan.

Recordaba el comienzo de la noche y había sido estupendo. Disfraces ridículos, creepys y sexys llenaban el Coyote. Octavia había ido con una sonrisa bajo su mascarilla e incluso había hablado con otros del Túmulo. Las cosas no habían ido mal hasta que su exnovia, o cualquier otro título que tuviese, entró al local, al cual la pelirroja le había prohibido cualquier nuevo acceso en el futuro.

Hizo un gesto con la mano para llamar al camarero. Cuando este llegó, señaló a la ratona, indicándole a ella que había llegado el momento clave: la hora de elegir la tarta. Si cogía la de queso, sabía que Gina no se burlaría, al fin y al cabo, a ella también le encantaba.



_________________
Hermana del Líder del Túmulo. Parentela Cliath.

Carisma 4 (Convincente)
Manipulación 4 (Razonable)
Apariencia 5
Desconectado Perfil
NotaPublicado: Jue Sep 07, 2017 6:28 pm
Avatar de UsuarioMensajes: 912Registrado: Mar Jul 19, 2016 10:24 am
"Ay, Roja... si solo pudiera expresarte... tan solo un poco... de lo mucho que has hecho cambiar mi forma de entender algunas cosas. Voy a vivir. Por las dos. Yo por poder estar a tu lado y tú para poder tenerme para protegerte. Si Gaia, o Mamá Rata, o quien sea... está detrás de esto. Si he tenido valía como para que algo tan grande se haya podido fijar en mí, que no soy nadie... entonces habrá merecido la pena".

Pensó un momento mientras masticaba, sintiendo que el pecho le ardía con aquella sensación de doloroso placer que le provocaba Gina en sus últimos encuentros.

- Está bien... está bien... Iré al puñetero cumpleaños. - La señala con el tenedor después de dar el último bocado que le quedaba. - Pero no pienso ponerme ningún disfraz de esos de friki.

Aunque en la forma en que lo decía se notaba que a Gina le bastaba con pedírselo con una cara encantadora en el mismo momento y probablemente lo haría.

Mira un instante sonriente a Gina como con gesto cómplice y pide al camarero.

- Tráiganos dos ron-cola. Y la tarta que sea de queso.

Ríe de buena gana mirando de nuevo a su amiga, con aquel timbre tan característico.

- Hay que ver lo que me haces reír. Creo que nadie me había hecho reír tanto en mi vida.

Dice una vez algo más calmada, mirándola con las mejillas algo sonrojadas pero con una sonrisa que se notaba... feliz.



_________________
"Adversus et admorsus"

Carisma 1 (fría y borde)
Apariencia 3 (rasgos bonitos, pero con marcas y cicatrices)
Sigilosa. Fría lógica. Marca del depredador.

Oculto:
Aparenta unos 19 - 20 años, 1'78 m., constitución delgada. Ojos pardos ardientes de rabia hacia el mundo mantenida a ralla con esfuerzo. Por lo general viste ropa práctica, pantalones cómodos, botas militares y chaqueta de cuero de buena piel pero desgastada por el uso. Lleva con frecuencia pequeñas trenzas, peinados asimétricos y similares. Tiene algunas cicatrices y marcas en la mejilla izquierda, barbilla y labio.

Sin "pinturas de guerra":

Cuando va a la Universidad.
Imagen

El resto del día y de la noche.
Imagen
Desconectado Perfil
NotaPublicado: Jue Sep 07, 2017 6:49 pm
Avatar de UsuarioMensajes: 852Registrado: Mié May 18, 2011 3:00 pm
Notando, casi más que viendo, la intensidad en la cara de Octavia. Gina chasqueó los dedos delante de sus ojos y luego rió. Tenía la sensación de haberla sacado de algún trance profundo. Pensaba que meditando sobre todo el asunto del cumpleaños y buscando excusas para no ir.

- Sé que no te arrepentirás, si ves que queda mucha comida, puedes pedir llevarte algo. Cocina una niña que no sé si has conocido, Nika, es maga como Logan, son muy amigos y por lo que he escuchado, cocina muy bien.- Había preparado el menú del anterior cumpleaños.- Pues te perderás mucha de la diversión. Como te dije, de vez en cuando hay que hacer locuras.- Le guiñó un ojo.

El camarero anotó la petición y se retiró de nuevo, con toda la discreción que se esperaba de él.

- Al final me haces beber. Luego dirás que la mala influencia soy yo.- Bromeó con su amiga.- Para eso estamos, para hacernos felices los unos a los otros. Eso es lo que se llama amigos.- Sonrió de una forma alegre y, Octavia casi podría jurar, que dulce.

Las bebidas llegaron al momento y, un poco después, una tarta de queso completa. Sobre ella había dos velas que formaban su nueva edad encendidas, y Gina puso cara de culpable.



_________________
Hermana del Líder del Túmulo. Parentela Cliath.

Carisma 4 (Convincente)
Manipulación 4 (Razonable)
Apariencia 5
Desconectado Perfil
NotaPublicado: Jue Sep 07, 2017 7:03 pm
Avatar de UsuarioMensajes: 912Registrado: Mar Jul 19, 2016 10:24 am
- Pues sí, la he conocido. - Dice ella asintiendo con energía. De pronto, después de aquel gesto tan dulce de Gina, se sentía con muchas energías. - Me cayó muy bien. Y ya sabes que a mí nadie me cae bien. - Ríe levemente. - Está bien... ya he dicho que iré. Y quizá... solo quizá... me ponga alguna cosa encima. Pero algo que parezca normalito ¿eh?... Si me ven por el barrio con esas pintas qué van a pensar de mí...

Le guiña un ojo cómplice. Luego observa la tarta llegar con las velas y la sonrisa de Gina. Por un segundo su retina tiene un cuadro perfecto. La tarta mientras desciende hacia la mesa deja las dos velas por efecto de la profundidad justo bajo la barbilla de la loba, y las dos pequeñas llamas parecen enmarcar su rostro perfecto; su luz se refleja en sus ojos oliva, y la melena parece una extensión de las propias llamas...

Sonríe, volviendo al mundo real mientras siente una oleada de emociones sacudirla. Pensar que aquella podía ser la última vez que viera a Gina, la última oportunidad de contarle todo lo que quería contarle... la llenó de un hondo dolor que se anidó al mismo tiempo que una profunda felicidad.

Es más de lo que alguien con su mala capacidad de gestión de emociones puede retener. Hace un gesto con la mano como pidiendo al camarero que se marche rápido. Se queda mirando las dos velas mientras un par de grandes lágrimas resbalan por sus mejillas. Aunque, sin embargo, no abandona su sonrisa emocionada.

Observa a Gina, con la sonrisa volviéndose avergonzada mientras trata de ocultar su rostro encendido como las velas medio entre el pelo y medio entre una servilleta que usa para secarse las lágrimas, aunque es inútil porque no dejan de salir.

- Pérdoname Roja, yo... no sé qué me pasa... No me mires, qué vergüenza doy...



_________________
"Adversus et admorsus"

Carisma 1 (fría y borde)
Apariencia 3 (rasgos bonitos, pero con marcas y cicatrices)
Sigilosa. Fría lógica. Marca del depredador.

Oculto:
Aparenta unos 19 - 20 años, 1'78 m., constitución delgada. Ojos pardos ardientes de rabia hacia el mundo mantenida a ralla con esfuerzo. Por lo general viste ropa práctica, pantalones cómodos, botas militares y chaqueta de cuero de buena piel pero desgastada por el uso. Lleva con frecuencia pequeñas trenzas, peinados asimétricos y similares. Tiene algunas cicatrices y marcas en la mejilla izquierda, barbilla y labio.

Sin "pinturas de guerra":

Cuando va a la Universidad.
Imagen

El resto del día y de la noche.
Imagen
Desconectado Perfil
NotaPublicado: Jue Sep 07, 2017 7:36 pm
Avatar de UsuarioMensajes: 852Registrado: Mié May 18, 2011 3:00 pm
- Ahí tienes una razón más para ir: conoces a otro de los invitados y te ha caído bien. ¿Todo ganancia, no?- Sonrió con un gesto encantado de haberla convencido.- Tú no te preocupes por eso, creo que han alquilado el local para la fiesta, así que no habrá nadie de fuera, y si sacan fotos... Bueno, ahí ya no me meto si alguno cae ante tu ira.- Bromeó, dando un trago al cubata.

Gina estaba allí, tan hermosa, tan perfecta y sonriente, que no cabía duda de que era alguien que tenía en su interior algo muy especial. La miraba con verdadera felicidad ajena, sintiéndose encantada de, simplemente, poder compartir con ella ese momento. Saber que ambas lo recordarían para siempre.

Estaba sacando su móvil para hacerla una foto cuando vio las lágrimas.- Eh... ¿Qué pasa?- Se inclinó un poco hacia adelante, estirando la mano y quitándoselas con un roce tan suave que hizo que la ratona sintiese un estremecimiento. Era una caricia delicada, amable y afectuosa. Era el gesto de alguien a quien le importaba de verdad.

- No das nada de verguenza, dices que no quieres celebrar el cumpleaños y luego te emocionas por una tarta. Eso no es malo, es todo lo contrario: es muy normal.- Quiso que no se sintiera extraña por disfrutar de corazón de lo que otros tenían año tras año desde la infancia.



_________________
Hermana del Líder del Túmulo. Parentela Cliath.

Carisma 4 (Convincente)
Manipulación 4 (Razonable)
Apariencia 5
Desconectado Perfil
NotaPublicado: Jue Sep 07, 2017 7:53 pm
Avatar de UsuarioMensajes: 912Registrado: Mar Jul 19, 2016 10:24 am
De primeras tuvo que apartar la vista cuando Gina le retiró las manos para descubrir su rostro, aún bastante avergonzada. Sus mejillas estaban encendidas como el cabello de la loba. Tardó unos segundos en girar los ojos para mirarla de nuevo, con aquellos iris que incluso en aquel estado retenían esa profunda ira.

No era únicamente aquel detalle de su amiga lo que la había puesto así, aunque no había duda de que había influido mucho. Era esa forma en que la miraba, esa forma en que le había retirado las manos o cómo la había estrechado para bailar juntas. Había tanta delicadeza amable en los actos de Gina que era imposible no amarla.

Pero nada de todo aquello saldría de sus labios.

- Pues yo no veo a la gente llorar con sus tartas. - Respondió a lo último que había dicho la camarera sobre la normalidad cuando pudo retomar aliento, intentando recuperar algo de su humor mientras se secaba las lágrimas con la servilleta. - Lo siento, la he jodido. Estábamos tan bien y me pongo a llorar como una quinceañera... En el fondo sabes que soy una capulla, puedes decírmelo. - Le dijo, medio en broma medio en serio.



_________________
"Adversus et admorsus"

Carisma 1 (fría y borde)
Apariencia 3 (rasgos bonitos, pero con marcas y cicatrices)
Sigilosa. Fría lógica. Marca del depredador.

Oculto:
Aparenta unos 19 - 20 años, 1'78 m., constitución delgada. Ojos pardos ardientes de rabia hacia el mundo mantenida a ralla con esfuerzo. Por lo general viste ropa práctica, pantalones cómodos, botas militares y chaqueta de cuero de buena piel pero desgastada por el uso. Lleva con frecuencia pequeñas trenzas, peinados asimétricos y similares. Tiene algunas cicatrices y marcas en la mejilla izquierda, barbilla y labio.

Sin "pinturas de guerra":

Cuando va a la Universidad.
Imagen

El resto del día y de la noche.
Imagen
Desconectado Perfil

Mostrar mensajes previos:  Ordenar por:

Todos los horarios son UTC
Página 1 de 2
33 mensajes
Ir a página 1, 2  Siguiente
Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado
Buscar:
Nuevo tema  Responder al tema
Saltar a:  
No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
cron